Alumnos regalan un carro a profesor peruano que tardaba 4 horas en llegar al colegio

Alumnos regalan un carro a profesor peruano que tardaba 4 horas en llegar al colegio

Julio Castro es un maestro peruano que radica en los Estados Unidos, enseña matemáticas en la escuela secundaria YULA Boys y reside en el Valle de Santa Clarita, a cuatro horas del colegio donde dicta clases. No tiene automóvil, por lo que debe ingeniárselas para llegar a tiempo a sus sesiones.

Diariamente, el profesor Castro se despertaba a las 4.30 a. m. y salía rumbo al colegio, siempre con prisa, y regresaba a casa a las 9.30 p. m., cuando sus tres hijos pequeños ya están dormidos.

Un día, un estudiante descubrió al profesor mientras buscaba nostálgicamente en Google autos baratos por menos de 1.500 dólares. Cuando sus alumnos se enteraron de la historia pensaron en alguna forma para ayudarlo, por lo que decidieron hacer una recolección de fondos.

A través de Facebook e Instagram, los estudiantes y sus padres llevaron a cabo una campaña de un mes en la que pudieron recaudar US$ 30.000 para el auto y un año de seguro y gasolina; así, el grupo estudiantil, en complicidad con sus apoderados, buscaban retribuir al maestro el esfuerzo que demandaba recorrer cuantiosas millas para llegar a tiempo a las clases.

Luego de recaudar el dinero, los jóvenes organizaron una ceremonia en “agradecimiento a los profesores”, pero en realidad era solo para Castro, quien llegó tarde, pero fue recibido con globos y confeti en un túnel formado por los alumnos que reían y aplaudían. Al final, sería un Mazda para ayudar a su profesor.

“Yo siempre les decía ‘cuando la vida no va como ustedes quieren, ¿qué hacen? No llores por eso —dice el profesor Castro, quien no sospechaba el regalo—, no te quejes por eso. Solo sé agradecido por lo que ya tienes, y luego sigue adelante. Y un día algunas cosas buenas sucederán’”.

“Y esa es la prueba”, dijo el docente, feliz con el Mazda 2019 azul oscuro.

“No lo hagas porque estás esperando un premio. Hazlo porque viene de tu corazón”, agrega Castro, de 31 años, que es descrito por sus alumnos como un profesor paciente e ingenioso, hábil para que los estudiantes alcancen el éxito.

“Nos han enseñado ciertos valores como la empatía —dice Charlie Leeds, estudiante de último año— y tratar a tu prójimo como te gustaría que te trataran a ti. El Sr. Castro es la encarnación de eso. Con este auto, con esta nueva oportunidad, solo encontrará más y más formas de ayudar a otras personas a su alrededor”, dijo.

Por su parte, el profesor señala que en el campo de la docencia busca motivar a los alumnos. “Haz que se motiven para que no necesiten pedir ayuda. Porque no se trata solo de saber la respuesta, se trata de cómo llegar a la respuesta y es posible que no les diga… Las matemáticas son una habilidad que se aprende con la práctica y la dedicación, y mientras las respetes, serán respetuosas contigo. Y no te preocupes por la nota, se notará con el tiempo”, comentaba Castro.


Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: