NIÑA DUERME EN LA CALLE CON SU GATITO A LA ESPERA DE SU PAPÁ EN UCI DEL HOSPITAL SABOGAL

Menor no se quiere separar de su papá, pese a que fue internado en UCI e inducido al coma. Duerme en la calle con su gatito, el último regalo que le dio su padre antes de enfermar.
A pesar del levantamiento de restricciones para hacerle frente al coronavirus, la segunda ola no perdona. Cientos de casos de enfermos graves se reportan en todas partes del Perú, como del médico que atendió al paciente cero y ahora, el de una niña de tan solo 13 años que espera a su padre en las afueras del hospital Sabogal, en el Callao.

Hace dos semanas, Jaime Fernández Ayala de 52 años, que trabajaba en una empresa de acero, ingresó al referido nosocomio tras contagiarse de Covid-19. Su única familia en la capital, su hija de 13 años, lo acompañó y aguarda por él en plena calle.
La menor duerme en un cartón en la vereda, ya que se rehúsa a abandonar el hospital porque cree que sus energías le darán fuerza a su papá para ganar la batalla contra la peligrosa enfermedad. Familiares de otros pacientes, que también esperan noticias en la calle, se solidarizaron con ella y le llevan lo necesario para que sobrelleve los días a la intemperie.

Padre e hija se encuentran solos en Ventanilla pero ambos son de Piura. Sus familiares en el norte, solo sus abuelos, lograron conseguir una cama UCI para Jaime en Talara pero los médicos del hospital Sabogal le indicaron que sería muy peligroso movilizarlo en su estado, por lo que le brindaron el espacio en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Jaime Fernández fue ingresado a UCI a las tres de la tarde del último domingo, con el 70% de los pulmones comprometidos y 92 de saturación y tuvo que ser inducido al coma. Ahora, la menor necesita apoyo para conseguir los medicamentos que le piden, además de útiles de aseo y cuidado personal.

NO SE SEPARA DE SU GATITO

Ximena, la menor, aguarda por su papá en la calle acompañada de su gatito ‘Pelusa’, el último regalo que le dio su padre antes de enfermar. No se separa de él para nada y según contó a Buenos Días Perú, prefiere dejar de comer para alimentar a su pequeño acompañante.

SE SOLIDARIZAN

Brenda Figueroa, una mujer cuyo familiar fue ingresado al hospital Sabogal junto con Jaime Fernández, vio a la menor sola por varios días y se acercó para ayudarla. No se separa de ella ya que la niña se rehúsa a moverse de las afueras del nosocomio, además le facilitó un número telefónico para que los doctores la pudieran contactar.


Según contó a BDP, ayer los médicos les alcanzaron una lista de útiles de aseo y medicamentos, por lo que piden ayuda para poder conseguirlos. Un compañero de trabajo del padre de Ximena, también se encuentra acompañándola y apoyándola en este duro momento.

SEPA QUE…
Si quieres colaborar con esta familia, puedes comunicarte con Brenda Figueroa al número 983482554.


Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: